Inicio > Doctrina Básica Cristiana > El Perdón de los Pecados

El Perdón de los Pecados

Uno de los conceptos más difíciles de entender es el perdón de los pecados.  Es también parte de la doctrina central del cristianismo:  El perdón de los pecados por medio de la sangre que el Señor Jesús derramo en el Calvario.

Seamos sinceros, es un concepto que a mucha gente se le hace difícil entender y más todavía aceptar:  ¿Cómo es que si yo he pecado toda una vida, Dios me va a perdonar así por así?  Todo esto parece demasiado simple y fácil para creerlo, pero lo es.  Si es creyente y se arrepiente de corazón, Dios cambiara su actitud completamente hacia ti:  El Todopoderoso te verá diferente.

Para ilustrar este ejemplo podríamos ver el caso de Job (personaje principal del libro bíblico del mismo nombre).  Primero, Job era “varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:8 y 2:3).  Sin embargo, después en medio de la angustia y el sufrimiento; Job se queja, cuestiona, y desafía la justicia y sabiduría de Dios (en medio de un debate con sus tres amigos).

Después vemos que Dios mismo exhorta severamente a Job por estas injustas declaraciones que Job hizo en medio de su sufrimiento y debate con sus amigos.  Fue una exhortación bien larga y completa pues abarca desde el capitulo 38 hasta el capitulo 41.

Ahora viene lo asombroso, después de todas estas declaraciones y reprobaciones que Dios hace en contra de Job, el Todopoderoso le dice a Elifaz temanita (uno de sus amigos que había hablado mal de Job e incluso de Dios) que Job hablo de Jehová “lo recto” (Job 42: 7) o con “con rectitud” (42: 8).   ¿Cómo se puede explicar todo esto?  ¿El Omnisciente se estaba contradiciendo así mismo?

De ninguna manera.

Job hablo muchas cosas con sabiduría que fueron más allá de su tiempo (en esos tiempos no tenían la Biblia como nosotros), pero también hablo cosas de las cuales el realmente no entendía (Dios nunca le digo del debate que el Todopoderoso tubo con Satanás, por ejemplo).  Por eso, después que se arrepintió “en polvo y ceniza” de sus quejas y preguntas que hace injustamente a Dios (Job 42: 1-6), el Señor lo perdona:  No se acuerda más de ellas.

Cuando nosotros nos arrepentimos de nuestros pecados, es como si Dios arrojase nuestros pecados al fondo del mar para nunca más acordarse de ellos:

  • Miqueas 7:19: “El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.”
  • Isaías 43: 25: “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.”
  • 1 Juan 1:9: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

Cuando Dios hablo de Elifaz acerca de Job, el Señor ya ni si quiera se acordaba de las cosas malas que Job había dicho o murmurado contra Dios (por ejemplo que Dios era injusto hay veces con los justos) y se acuerda solo las cosas buenas que Job había expuesto (que su siervo Job había hablado lo recto acerca de Él).

Así también Dios nos mirará a nosotros, si confesamos nuestros pecados conocidos y le pedimos perdón a Dios en el nombre de Jesús, nosotros nos convertimos como bebitos espirituales, que venimos a este mundo sin pecado.  No importa lo que hayamos hecho en el pecado, Dios nos perdonara y se acordara solo de las cosas buenas que hicimos o hablamos.

About these ads
  1. 16 mayo 2011 en 4:12 am

    Muy bueno, y comparto tu doctrina. Sólo puedo agregar que según mi experiencia: Si bien obtener la salvación es tan fácil como creer que el Señor Jesús ya pagó por nuestros pecados, la verdad es que el hecho de “creer” no es tan fácil. Cuán difícil es para el hombre creer que es tan fácil. Pero bueno, es sólo mi experiencia. Dios te bendiga, síguele echando ganas.

  2. Carlos M. Chapa
    17 mayo 2011 en 12:36 am

    Yaor,
    Quizás es el hecho que a uno le puede parecer todo demasiado fácil como para creerlo. Es como si uno de la calle se acerca a ti y te dice que te quiere regalar un millón de dólares.
    El inconverso podría ser escéptico. Si bien es cierto que en sí, la salvación es gratis y muy sencilla, uno también podría argüir que la conversión (es decir creer en Jesús como dice en Romanos 10: 9) requiere un milagro – el milagro más grande que Dios hace hoy en día es transformar la vida de millones de personas. Yo creo que requiere un “milagro” porque Dios mismo tiene que actuar en nosotros, por medio de su palabra divina de salvación, la cual viene por el oír (Romanos 10:17). Ese “Creer” en si requiere una aceptación total de la persona de Jesús en nuestra vida, es una que se obtiene con fe por medio de la palabra de Dios. Gracias por tus comentarios.

  3. Rafaela
    11 junio 2012 en 10:44 pm

    Por favor misericordia ayuda para el padre de mis hijos. Te amo Diosito. Amén.

  4. Carlos
    11 junio 2012 en 11:22 pm

    Orare por él y también por ti y tus hijos. Dios les bendiga sea el problema que sea.

  5. Anabelle
    25 septiembre 2012 en 10:58 am

    No permitamos que otras personas estén sacando los pecados que ya Cristo nos perdono. Cuando lo hacen con mi persona, les digo: Cristo cogió todos mis pecados y los tiró en el fondo del mar para nunca más sacarlos. Así que en el Nombre de Nuestro Señor Jesús, usted no los saque.

  6. Carlos
    27 septiembre 2012 en 4:22 pm

    Comparto su opinión, Anabelle, es bíblica. Solo quiero añadir que es necesario arrepentirse de verdad y que la conversión sea genuina. Es decir sincera. Por otro lado, no creo que sea necesario comprender todo 100% bien pues el ladrón que murió al lado de Cristo en la cruz fue salvo (Jesús le dijo “hoy estarás conmigo en el paraíso” o algo así). No creo que el ladrón sabia todos los detalles del evangelio de Jesús, aunque esto es bastante necesario, pero en casos como esos, cuando uno está al borde de la muerte, Dios mostro ser una vez más misericordioso. Por otro lado, hay veces nosotros podemos (pero no debemos) criticar a los creyentes y hermanos porque no parecen que han cambiado mucho, o antes no lo conocíamos y tienen (por ejemplo), mal carácter y son bruscos al hablar. Pero en muchos casos, no sabemos como antes eran, y quizás Dios los está cambiando poco a poco. Uno tiene que tener mucho cuidado antes de juzgar. Uno no puede juzgar el pasado de un hermano o hermana cristiana, solo el presente, y para aun eso hay un proceso (Mateo 18:15-22 pero Lucas 17:3-4 también se aplica).

  7. Alex
    31 mayo 2013 en 5:01 pm

    Dios perdona todo pecado desde aquel hombre infiel y adultero que engaño a su esposa con otra mujer o desde aquella mujer infiel que engaño a su esposa con otra mujer o desde aquella mujer que aborto o desde desde aquel violador o descuartizador asi hallas cometido el peor pecado del mundo si le pides perdon Dios siempre te perdonara…..

  8. Andrés
    20 noviembre 2014 en 4:55 pm

    Gran verdad y necesitamos nosotros también que de la misma manera nosotros debemos perdonar a las personas que nos ofenden y hacer lo mismo que hace Dios con nuestras faltas cuando le pedimos perdón. Olvidarlas y echarlas al fondo del mar. Siento una terrible frustración, terrible tristeza porque mi esposa no me perdona de mis faltas, en el nombre de Jesús he pedido que me perdone pero ni así logro mover su corazón. Les pido hermanos oración por nosotros para que Jesús entre nuevamente en nuestro hogar. Dios los bendiga.

    • Carlos
      21 noviembre 2014 en 1:27 am

      Jesús nos enseñó que debemos de perdonar, 70 veces 7, si nuestro hermano nos perdona. Esto significa no necesariamente 490, sino ilimitadamente. Si nosotros podemos perdonar bastante las ofensas de otros hacia nosotros, amen. Que así sea. Sin embargo, esperar que si (solo hablo generalmente y no con respecto a Ud. hermano Andrés pues estuve pensando sobre esto hace poco también) uno ofende a otros de la misma manera y haciendo el mismo error, vez tras vez por un tiempo, y pedir que la otra persona nos perdone, eso ser en un caso así como lo describo, esto sería algo bastante irrealista. No digo que ese sea su caso necesariamente, pero me hace acordar a alguien que si humildemente dice en frente de otros que tiene pecados, que no es perfecto, eso está bien; pero aun así, siempre sigue gritando a la gente bajo su influencia, no cambia, y sigue exactamente cometiendo los mismos errores, eso está mal, especialmente en el caso de una persona que es un líder y que por su posición la gente espera ser un modelo espiritual y no una piedra de tropiezo. Entonces, en este caso, pedir que la gente le perdone siempre es algo irrealista, pues uno es humano y por más que tenga a Cristo en su corazón, uno no va a ser perfecto. Ni siquiera los ángeles son perfectos, solo Dios lo es.

      Ahora con respecto a su caso, voy a tratar de orar para que su esposa lo perdone de sus faltas (asumiendo que hizo algo que debe ser perdonado). Ya ore una vez, y espero que otros que lean esto también lo hagan. Su petición es muy humilde, pedir también que Jesús regrese a su casa, ese es el tipo de oraciones que creo que agradan a Dios.

      Por otro lado, quisiera compartir algo que solo es mi opinión. Pero primero, la primera parte que quiero decir no es mi opinión: Solo Dios tiene a autoridad de perdonar los pecados de todos los hombres, y nosotros también podemos perdonar los pecados que otros nos ofenden a nosotros personalmente (más que nada para nuestro propio beneficio pues de esta forma mostramos a Dios también nuestro amor hacia los demas). Esta fue la parte que sé que es verdad (aunque algunos opinen que es solo mi interpretación de la Biblia), pero la parte que quería mencionar es sobre un artículo que leí hace tiempo de un cura católico que comenzó a grabar todos los pecados de la gente que venía a confesarle sus pecados (y humildemente quisiera decir también que yo personalmente creo que este curita está equivocado y también su religión, nuevamente pienso que solo Dios puede perdonar), pero menciono esto porque una de las cosas que dijo me impactó bastante. Dijo que en su experiencia, los hombres parecemos pecar casi siempre en lo que se refiere al lust o lujuria, especialmente, fornicando o adulterando mucho con las mujeres, o en el caso de otros, mirando mucho a las mujeres, o pecando con pornografía a escondidas (esto último es una plaga en la iglesia, según lei en otro lugar). Por otro lado, dijo que el pecado más común que el observo entre las mujeres es el pecado del orgullo, que siempre se tienen un gran auto estima y que les es difícil ver también sus errores.

      Por supuesto, decir que todos los hombres somos mujeriegos o que practicamos pornografía es un error grave, como también decir que todas las mujeres son orgullosas. Uno no debe juzgar a otros de las generalizaciones, pero como grupo si podemos aprender a entender porque algunos hogares fracasan (y en mi caso también lo digo por experiencias personales pues yo también he cometido errores).

      Entonces, hablando generalmente, estos dos tipos de pecados prevalentes y combinados, a mi parecer, podría ser la razón que Satanás está utilizando últimamente para romper hogares.

      Es bastante fácil para un hombre, por ejemplo, aun sin hacerlo a propósito, mirar a una mujer bonita y codiciarla en su corazón, como también creo que sería más difícil para una mujer no perdonar a su esposo este tipo de pecado, más que nada por motivos de orgullo, pues lastima su ego. En pecados como este, también hay sensibilidades, ya que las mujeres son como cristal delicado que uno tiene que tratarlas bien pues si no se enojan, pues creo que pueden ser más sensibles.

      Ahora un caso específico, conocí una mujer X que siempre le decía a su novio que si se casaban y ella le ampallaba engañándola con otra mujer, que ella se divorciaría inmediatamente. Lo decía así tajantemente y como un soldado regañando a sus soldados (el novio nunca le dio una razón para que ella pensara así). Pero después se separaron (no se llegaron a casar) porque el novio mismo le cazo a ella mandándoles partes íntimas de su persona a un ingeniero. La prueba era obvia.

      No digo que ese es su caso, por favor no vaya a pensar eso, pero pienso que en general, uno tiene que aprender a perdonar porque puede ser que más tarde, uno cometa el mismo error y después uno va a quedar peor con la gente, y lo que realmente es peor, Dios no nos va a perdonar nuestros pecados, y eso si puede tener implicaciones eternas.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: