Inicio > Mensajes de Reflexión y Edificación > El Puente (Una Pequeña Reflección de Sanana Santa)

El Puente (Una Pequeña Reflección de Sanana Santa)

Pienso que es difícil realmente poder apreciar en su totalidad el sacrificio que Dios hizo al entregar a su Hijo unigénito para morir por nuestros pecados.  Por lo menos esto siempre lo fue para mí.  Sin embargo, hoy en día como padre de un muchacho de 13 años, creo que me es más fácil poder apreciar lo que Dios pudo haber sentido cuando permitió que Cristo Jesús muriera en una cruz.  

Este mismo video lo he compartido varias veces en una cárcel local donde sirvo liderando unas clases de estudios en la Biblia, y creo que siempre conmueve y hasta emociona aun a los corazones más duros.  Una vez en particular recuerdo que pregunte a un grupo de hombres hispanos quienes de ellos eran padres, y que si lo eran, les pregunte si alguno de ellos entregaría a su hijo para que (en una situación análoga a este video) muriera para salvar la vida de otros.  Inmediatamente después que hice esta pregunta, me sorprendió que uno de ellos dijera que él nunca entregaría a su hijo para salvar a otros.  No fue una respuesta “políticamente correcta” (como muchas veces uno lo esperaría en un ambiente religioso), pero si fue una respuesta definitivamente sincera.   

Después refeccionando sobre esta respuesta, pensé que realmente yo tampoco, en una situación así tan desesperante como en este video, el Puente, yo podría hacer lo mismo.  Como lo acabo de mencionar, yo mismo tengo un hijo único que lo amo con todo mi corazón, y aunque no es tan inocente que digamos (como mencione en el artículo anterior a este), aun así, lo amo con todo mi corazón.  Yo no creo que nunca tendría el corazón de que algo malo le pasara aun en una situación análoga, en que con su muerte otras personas extrañas pudieran conservar su vida.  No lo sé, pero pienso que no podría hacer al menos que Dios mismo me lo mandara, como lo hizo con Abraham.  Pero aun en esta última situación, sería una decisión sumamente difícil de obedecer a Dios.     

Creo que nunca, ningún padre va a estar en esta situación análoga, pero sin embargo este video si nos va a ayudar a reflexionar sobre lo que Dios Padre pudo haber sentido hace dos mil años, cuando vio desde los cielos como su Hijo Unigénito fuera maltratado, escupido, bofeteado y por último crucificado por personas pecadoras, soldados malvados y sacerdotes judíos corruptos que solo se interesaran en ellos mismos.   Todo para que nosotros pudiéramos ser salvos, para que al morir nosotros mismos pudiésemos alcanzar el reino de los cielos.  Fue una decisión muy dura, pero Dios la tomo, y todo por amor a nosotros, pecadores que realmente no merecemos ninguna gracia (Juan 3: 16).    

En esta Semana Santa entonces tenemos la oportunidad de reflexionar sobre la muerte de Jesús.  Es también una oportunidad única para evaluarnos y preguntarnos a nosotros mismos si esa muerte en la Cruz nos va a servir a nosotros mismos.  Creo con todo mi corazón, con toda mi mente, y sobre todo por la revelación que Dios mismo nos da al estudiar las Santas Escrituras, creo que esa muerte de Cristo Jesús en una cruz no nos va a salvar automáticamente al menos que nosotros tomemos la decisión de seguirle a Jesús.  Y seguirle a Jesús significa que nosotros también vamos a tener que tomar nuestra propia cruz y seguirle por esa vía dolorosa que vamos a tener en este mundo, un camino difícil en todo el sentido de la palabra.  

Vivimos en unos tiempos en donde muchos predicadores prometen prosperidad y sanidad para nuestras vidas si supuestamente seguimos a Jesús sin necesidad de arrepentirnos de nuestros pecados, pero ese no es el evangelio legítimo de la Biblia.  El camino en este mundo que Jesús nos prometió es más bien un camino difícil, angosto, pero que conduce al cielo.  Esa es el camino que debemos seguir para mantenernos firmes en la fe y en la esperanza que Dios espera de nosotros.  Si, es verdad, quizás en algunos casos Jesús prospere y sane las enfermedades de algunos de sus seguidores, pero a muchos de nosotros también nos va a decir “bástate en mi gracia”, pues el sufrimiento muchas veces nos va a ocasionar la paciencia y perseverancia que necesitamos para mantenernos firmes en el camino de la cruz.     

Espero que en esta semana muchos puedan alcanzar la salvación de sus almas por medio de su entrega espiritual a Jesucristo.  Es una decisión que todos tenemos que tomar en algún momento de nuestras vidas.  Todos tenemos que decidir o rechazar ese camino.  No hay otra opción. Tratar de mantener neutralidad significa rechazar el amor y el perdón de pecados que Cristo da a sus seguidores. 

Al recibir a Cristo en nuestros corazones, nosotros tomamos la decisión de seguir a Jesús de verdad, y entonces ese sacrificio que el Hijo de Dios tomó al morir en una cruz entonces si nos va a salvar de verdad, pues la salvación es personal, no es automática, y la obtenemos solo al aceptar a Jesús en nuestros corazones, reconociendo que somos pecadores y creyendo que solo Cristo es el camino.  Jesús no es solo “un” camino, sino es “el” camino (Juan 14: 6 y Hechos 4: 12).  El único camino a la reconciliación con nuestro Padre Celestial.  El único camino al cielo.      

Si no has tomado esa decisión: ¿Qué esperas?

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: