Un Testimonio Real

Vean por favor este testimonio. Enseña que verdaderamente DIOS ES REAL. Dios existe, no solo en el Perú (donde crecí), o en Iowa (donde ahora vivo), sino también en California (como lo cuenta esta hermosa chica mejicana) y en todo el universo. Dios es el mismo, ayer, hoy y por siempre.

Este testimonio me hizo acordar también algo que paso hace muchos, muchas años atrás. Me acuerdo cuando era solo un muchacho, como de 12 a 16 años, pues estaba todavía en la secundaria. El hermano mayor de un amigo que se llamaba Jimmy, en el Perú, me dijo una vez que no vaya a la iglesia cristiana evangélica Alianza de Lince (en Lima). Me dijo que la razón era que él había conocido a varias personas “comunes y normales” (algo así, no me acuerdo exactamente que palabras uso) que después cuando se convertían al evangelio, venían con “el cuento” de que antes habían sido “malos” o que habían sido “así o asa”. En otras palabras, de que recibían algo así como un lavado de cerebro, de tal forma de que los hacían ver de que la vida normal de que antes tenían era o estaba mal, y que ahora estaban bien.

Invite a la iglesia varias veces a su hermano (el que era mi amigo de secundaria), y notaba también como que tenía un miedo intenso ir. Una vez que lo hico, estaba como casi temblando (no exagero). No quería recibir este “lavado de cerebro”, y en cierta forma, yo también quería ser “normal”. Si, asistir a la iglesia, pero seguir siendo normal. Recibir todos los beneficios espirituales de Dios, pero sin vivir necesariamente una vida de santidad…

Durante esos tiempos también yo me separe del evangelio, y aunque seguía yendo a la iglesia, vivía como una vida doble, pues de vez en cuando también tomaba, fumaba y hasta hablaba (de vez en cuando) malas palabras. Pero aun así, después de todo y gradualmente, como olvidándome del pasado, comencé a vivir nuevamente una vida vacía y pensaba de que quizás teniendo novia, o asistiendo a la universidad, o quizás yéndome a un lugar lejano y logrando cierta estabilidad económica iba a ser feliz. Pero eso no era verdad. Estas tres y otras cosas lo tuve eventualmente, pero no era feliz “de verdad”. Después de muchos años, y en una situación bastante difícil aquí en Iowa, re-descubrí a Dios. Y ahora NO QUIERO VOLVER ATRÁS.

He pensando bastante sobre eso: Quizás mucha gente vive una vida vacía y no se da cuenta de eso. Recién cuando reciben a Cristo en su corazón se dan cuenta de eso, pero antes no. Me imagino que sería algo así como esos bebitos que nacen en la cárcel (si, aunque no me crean, eso si pasa en Latino América) y si los dejasen vivir en la cárcel cuando crecieran (esta es la parte metafórica), no sabrían lo que es libertad. No sabrían lo que es ser libre al menos que salgan de la cárcel, allí recién podrían comparar el “presente” versus el “pasado”. Sería como usar un “punto de referencia”, creo que así se dice técnicamente.

Pienso que hay bastante gente por allí, que observa todas estas situaciones de gente que ha cambiado de vida al escuchar el evangelio, y tiene miedo a vivir de esa forma. Saben que aquellos que vivimos en Cristo y tratamos de vivir una vida en santidad (aunque nunca vamos a ser perfectos), hemos realmente cambiado, y tienen miedo de escuchar el evangelio y recibir un “lavado de cerebro”. Pero eso es un miedo que creo ahora que es Satanás el que lo pone dentro de las cabezas, pues así como Dios es real, también lo es su enemigo mortal.

Sin embargo, si has escuchado este testimonio, y has leído el mío, te invito que te atrevas a hablar a Dios y preguntarle a Él mismo si todo esto que has escuchado y leído es “real”. Si eres valiente en admitir que realmente no eres feliz como aparentas ser, y que realmente hay algo por allí que te falta, que sientes que eres un hombre o una mujer incompleta, es porque lo eres. Todo esto es verdad, nosotros los seres humanos fuimos creados para tener una relación personal con Jesús, y si no lo tenemos, vamos a ser seres incompletos.

La razón de ella es que desde que Adán y Eva cometieron el pecado original, todos nosotros nacimos en pecado y en un estado de “depravación”. Si tienes hijos, por ejemplo, te darás cuenta que aun si no les enseñas a mentir, ellos solitos van a aprender a mentir, pues todos nosotros somos así. Pero solo Cristo nos puede dar libertad, pues para eso vino al mundo para morir por nuestros pecados, para que con su muerte, podamos vivir de verdad.

Te invito que entregues tu corazón a Cristo. Si deseas hacerlo, puedes visitar una buena iglesia cristiana en el lugar donde vives (si tienes problemas deja un mensaje y yo te puedo dar referencia a algunas iglesias que creo se que se mantienen todavía fieles a la palabra de Dios).

 

2 Corintios 5:17 (Reina-Valera 1960):

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Acuérdense (como dijo Lesley) que hay un tiempo “antes de Cristo” y un tiempo “después de Cristo”.  Es nuestra historia.  Se parece la historia de la humanidad.

 

¿Por qué será?

Un hombre pobre, hijo de un carpintero, en un lugar desconocido y marginado del Imperio Romano.

Nunca tuvo un cargo público, nunca un titulo militar, nunca fue un rey o emperador terrenal.

Nunca viajo fuera de su país, es decir, nunca viajo más de 160 millas afuera de ella.

No escribió un libro, nunca fue a la universidad, o tomo estudios tradicionales.

Sus amigos lo traicionaron en los momentos más difíciles, fue azotado, escupido y murió de una forma horrible.

Sin embargo, su muerte cambio el destino de la humanidad. Es el hombre que más ha influenciado al mundo.

Hoy todavía está cambiando la vida personal de personas reales y verdaderas, como la chica del video, y como su servidor, el quien escribe esto.

¿Por qué será?

  1. Rosario Orosco
    17 noviembre 2014 a las 11:09 am

    Lesly, bendiciones y saludos impactante para mi tutestimonio soy madre de dos hijas que tienen, la historia parecida de abandono de su padre. Somos cristianas y muy poco me había fijado en el detalle de “vacío”, “de no queridas”; por su padre? Pero gracias, muy buen aporte y que el Señor siga utilizando tu vida grandemente.

  2. Carlos
    22 noviembre 2014 a las 8:00 am

    Sra Rosario, esta chica no va a poder responderle. Yo solo pegue su testimonio de YouTube. Su canal es http://www.youtube.com/channel/UCEqm6v154RGjh6wWRh7fk0Q en FaceBook parece ser: https://www.facebook.com/pages/Lesley-Lizbeth-Musica/104119523097501?sk=photos_stream Ella es una cantante cristiana muy popular en YouTube, pero lo que me impacto de verdad fue su testimonio.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: